Craneofaringioma

Los craneofaringiomas son el segundo tumor más frecuente de la región sellar, constituyendo entre un 2 y 3% de todos los tumores intracraneales (Figura 1). Tienen dos picos de incidencia, uno entre la primera y segunda década de la vida y otro entre la sexta y séptima década. En niños, forman el 9% de todos los tumores intracraneales.

Su origen es a partir de restos embrionarios de la bolsa de Rathke. La mayoría de los craneofaringiomas (80-90%) son suprasellares, y un 20% de estos tienen un componente intrasellar. Se manifiestan por la compresión del tumor sobre los nervios ópticos, la hipófisis e hipotálamo y el sistema ventricular. Los pacientes suelen manifestar cefaleas, pérdida de visión, retraso de crecimiento o hidrocefalia.

El tratamiento de elección es quirúrgico aunque la resección no siempre es completa y a veces es necesario complementar el tratamiento con radioterapia (Figura 2 postop).